The Neverending Story (II y última parte)

Empiezo este penúltimo post (nunca se sabe cuándo será el último) con un sabor algo agridulce. Mi última entrada debió sonar catastrofista y no era esa mi intención, sólo pretendía darme un baño de humildad que creo necesario para todo aquel que ose adentrarse en el universo de la web social.

Es hora de evaluarse, tarea que no suele ser muy grata, a nadie le gusta  escarbar en el trabajo de uno y descubrir cosas que con perspectiva suenan absurdas. No obstante, creo que es vital para reconducir los esfuerzos en el futuro en la buena dirección. Como se suele decir, de los errores se aprende tanto o más que de los aciertos, aunque sobre esto sigue habiendo controversia y hasta los del MIT no se ponen de acuerdo… En fin, entremos en materia.

Como diría Jack el destripador, vayamos por partes:

1. Mi actividad en Twitter

A día de hoy he publicado 484 tuits, sigo 68 cuentas y me siguen 63. Entre mis seguidores, además de la comunidad websoc12, han ido cayendo algunos incautos con los que he interactuado, como editoriales, alguna herramienta y me temo que también alguna que otra cuenta falsa. En cuanto las cuentas que sigo, he ido incluyendo algunos tuiteros especializados en Social Media.

Mi puntuación en Klout se mantiene más o menos estable en torno a los 40 puntos, y me califica de “networker”. Si nos basamos en TweetStats, vemos que empecé la asignatura tuiteando a todas horas y que he ido bajando mi ritmo de publicación. Creo que esto nos ha pasado a casi todos, pero no considero que sea un mal síntoma, si no que hemos ido aprendiendo a medir nuestras fuerzas y sobre todo a evaluar nuestros tuits para evitar la infoxicación de nuestros compañeros. Hemos ido dejando de usar Twitter como un chat a 50 voces para convertirlo con más o menos éxito en una fuente de información valiosa sobre web social.

Como crítica, creo que no he sabido distribuir las publicaciones a distintas horas de forma que llegaran a toda mi audiencia. Debí haber programado mejor mis tuits, con Tweetdeck, por ejemplo, que permite hacerlo muy fácilmente. Y sobre la forma en que he accedido a Twitter, el 99% de las veces lo he hecho usando Tweetdeck, que me ha ayudado mucho a compatibilizar mi cuenta personal con la de websoc12. Además, también he creado columnas específicas para el hashtag de la asignatura, y eventualmente para algunas jornadas y congresos que me han interesado. En este sentido, participé en las IV Jornadas de la Red de Bibliotecas del CSIC, que tuitée junto con otros compañeros, y me gustó mucho  la experiencia.

Tengo la impresión además de que aunque algunos compañeros se mostraron reticentes al principio, al final casi todos hemos terminado valorando los puntos positivos de Twitter, de hecho diría que es nuestro canal favorito; el mío, desde luego 🙂

En cuanto a nuestro querido hashtag #websoc12, ¡hemos publicado casi 7.500 tuits!, lo cual me parece una barbaridad.

2. Mi actividad como blogger

Nunca antes había mantenido un blog, soy una consumidora voraz de información pero nunca consideré que tuviera gran cosa que aportar a la conversación. Sin embargo, estoy muy satisfecha con el resultado.

Elegí la plataforma WordPress sin demasiado criterio, tenía la idea de que era una herramienta más versátil que Blogger, aunque finalmente mi impresión es que funcionan ambas muy bien. Me llevó mucho más tiempo del que esperaba crear un diseño que me convenciera. Lo quería simple, limpio, y por eso no añadí demasiados widgets. Con el paso de la asignatura le he ido añadiendo algunos enlaces como mis cuentas de Pinterest, Diigo, o Flickr, además de conectarlo con el Twitter y el Facebook de la asignatura.

Algunos números para dar una idea del impacto del blog:

– 1.106 visitas (Estadísticas WordPress).

– 70 visitas en mi día más activo (Estadísticas WordPress).

– 19 post, este será el vigésimo (Estadísticas WordPress).

– 100 comentarios (Estadísticas WordPress).

– 1,29 minutos por visita (Clicky).

La mayor parte de mis visitas provienene de España y Latinoamérica.

En cuanto a los contenidos que he ido publicando, no he sido demasiado regular pero creo que he mantenido vivo el blog. Crear post de calidad requiere mucho tiempo, pero también es cierto que da muchas satisfacciones cuando la gente entra y comenta. He intentado escribir sobre temas útiles sin aburrir a los lectores. No siempre lo he conseguido, pero sinceramente pensé que lo haría peor.

En la otra cara de  la moneda, estaría mi actividad como seguidora de los blogs de websoc12. Al principio probé a usar Netvibes, pero finalmente seguí siendo fiel al Google Reader de toda la vida. Creo que nos ha pasado a todos que inconscientemente hemos tendido a leer más los blogs de compañeros que hubieran publicado cosas interesantes en días anteriores. Algunos blogs han conseguido engancharme desde el principio, como Actitud 2.0, que es sin duda mi favorito. Sandra ha logrado publicar cosas interesantes y divertidas, ha creado encuestas, nos ha enseñado herramientas y a ha tenido una actitud muy didáctica. Francamente, creo que ha sido la mejor como blogger, porque además de todo nos ha subido la moral siempre y nos ha sacado una sonrisa, que es la mejor forma de fidelizarnos, ¿no?

3. Mi actividad en el wiki

La wiki nos ha acompañado durante toda esta andadura y es una de mis partes favoritas, porque día a día se la ve crecer como producto del trabajo de todos. Nos ha dado algunos quebraderos de cabeza, porque al principio estábamos empeñados en ponernos todos de acuerdo y establecer unas pautas básicas o en tener algún tipo de guía que nos marcara por dónde empezar. Llegamos incluso a organizar un par de quedadas virtuales para ponernos de acuerdo y al final de la segunda yo publiqué un post al respecto.

Al final de tanta discusión, creo que nos dimos cuenta de que la wiki andaba sola y no le hacían falta nuestras muletas. Algunos compañeros han dedicado mucho tiempo y esfuerzo en ir organizando los contenidos que íbamos incorporando donde buenamente nos parecía. Quiero agradecerlo desde aquí, creo que el resultado es más que digno.

Aunque aún me quedan contribuciones que hacer, llevo más de 40 ediciones en la wiki. Algunas son cambios menores, pero si he creado algunas páginas nuevas: Storify, Web móvil, Content curator, Diigo, Libel, Cyberstalking, Buffer app, Countly

Mis partes favoritas de la wiki, son sobre todo las extravagancias de la web social, y las predicciones para 2013.

4. Mi actividad en Facebook

Llegamos ahora a un punto espinoso para todos, la herramienta que más controversia ha generado durante estos meses. Algunos eran usuarios incondicionales antes, pero creo que ahora tenemos una nueva perspectiva y no estamos tan entregados a sus encantos como antes.

Temas como las formas de acceso, la privacidad o las apps nos han ayudado a reflexionar sobre esta empresa, sin olvidar el punto de vista de negocio con la desafortunada salida a bolsa y todos los vaticinios sobre el fin de la burbuja 2.0.

Como administradora de mi página reconozco que me ha costado mucho enfocar qué tipos de contenidos publicar y cómo hacerlo. Algunos compañeros tuvieron muy buena vista al crear desde el principio perfiles temáticos. Es el caso de Irene Maseda, que gestiona mi página favorita de websoc12, Los libros de Héctor. Ha publicado con regularidad y sobre un tema concreto y divertido, los libros infantiles.

Yo, por mi parte, no comencé con buen pie. Después de haber creado el perfil personal, me equivoqué al crear la página profesional y tardé unos cuantos días en dejar el pánico atrás y recuperar el control. Nunca tuve problemas de que me suspendieran el acceso, pero si surgieron muchos para incoroporar las apps. Finalmente logré incluir algunas: Google +, Flickr, Twitter, Forum y News.

En cuanto a los contenidos, he sido un poco anárquica, no encontré un hilo conductor de mi actividad. He publicado cada uno o dos días, generalmente enlaces a recursos de interés, mis post, otros blogs interesantes, etc.

He logrado tener estadísticas gracias a los 57 “me gusta”. He publicado 35 veces  con un alcance cercano a 20 por publicación. En general creo que Facebook resulta útil a bibliotecas o instituciones grandes pero supone una inversión de tiempo tremenda.

5. Mi actividad en Google+

Mi experiencia con Google+ ha sido bastante limitada. Una vez creado el perfil personal, también creé la página, pero la he usado básicamente para repetir los contenidos que publicaba en Facebook. Los datos apuntan a que esta red social sigue sin tener el tirón que debería y quizá por eso es a la que menos atención le hemos prestado todos en general. Sin embargo, me ha gustado bastante la posibilidad de hacer quedadas virtuales. Otra ventaja indudable es poder segmentar la audiencia gracias a la creación de círculos.

6. Mi reputación

Aunque ya he ido apuntando algunos datos estadísticos sobre mi actividad en la web social, lo cierto es que mi identidad digital no lleva demasiado tiempo activa y esto hace que las principales herramientas de monitorización y seguimiento no den datos sobre mí.

No obstante, con una simple búsqueda en Google por Ldonadeowebsoc veo que todos los resultados de la primera página se refieren a mis publicaciones en el blog, a mi tuits, mi Facebook, e incluso a otras redes como Storify o Flickr. Si filtro por imágenes, sale mi foto de perfil en estas redes y sobre todo las imágenes que he ido insertando en el blog y un montón de logos de distintos SRS.

En general creo que aunque mi reputación está muy limitada y sólo alcanzo a mis compañeros de websoc12, la imagen que se ha creado de mi en la red es bastante ajustada a la realidad, al aparecer mis publicaciones más “serias”. En este sentido creo que he logrado mostrar una imagen correcta de mi misma.

7. Conclusiones

Llego un poco exhausta a este punto final y podría decir lo mismo de la experiencia websoc12. Sin embargo, como apuntaba en mi último post, es indudable que he sacado unas cuantas lecciones de todo esto:

– He aprendido a usar multitud de nuevas herramientas de la web social, desde crear infografías, hasta publicar en distintos formatos, pasando por monitorizar mi actividad y la de otros.

– He reflexionado sobre la conveniencia de estar o no en las redes sociales, algo que antes apenas me  había planteado desde un punto de vista profesional. Ahora entiendo el trabajo que supone crear y mantener una buena imagen en la red, que sea útil para los usuarios. Creo que soy capaz también de analizar la conveniencia o no de estar en todas o en algunas redes, si llegara el momento de tomar estas decisiones.

– He comprendido que estar en la red no consiste en publicar sin escuchar, sino en mantenerse activo en la conversación, ser permeable a lo que los lectores demanden y sobre todo flexible ante los cambios.

– He entendido que la web social es un camino en constante evolución y que entrar en ese camino implica estar dispuesto a mantenerse al día en cuanto a herramientas, modas y tendencias, ya que es la única forma de atraer a los usuarios potenciales.

– He entendido que la vertiente comercial y económica en este ámbito es de suma importancia. En dos meses hemos asistido a constantes éxitos y fracasos de diferentes iniciativas, a salidas a bolsa, a ventas y fusiones… La web social es siempre colaborativa, pero no necesariamente altruista.

– He empezado a ser consciente de que la web actual nos hace especialmente vulnerables en temas de privacidad. Las empresas quieren nuestros datos y los utilizan con fines comerciales, y hay que estar muy alerta y empezar a leer la letra pequeña de las condiciones de uso de los servicios en los que nos registramos.

– Veo ahora con más claridad que es necesario colaborar más activamente para mantener la neutralidad de la red y que debemos intentar que la personalización de los servicios en internet no nos haga perder una necesaria perspectiva real de lo que pasa en la red.

– Atisbo, por último, que el futuro de la web es semántica, y que de aquí a poco tiempo vamos a entrar en una nueva fase que no sólo será social, sino quizá más inteligente. La web de los datos ya está aquí.

Sé que seguiré en la web social a partir de ahora. Probablemente incluso lo haga de forma  profesional trabajando para crear una comunidad en torno al instituto de investigación donde estoy empleada como bibliotecaria. Ya estamos preparando la creación de un nuevo blog y otros canales que en principio serán Facebook y Twitter.  Está claro que mis responsabilidades cambian igual que cambia el mundo. Ya no se requiere de mi que sea la guardiana de los libros o que me limite a la referencia bibliográfica; ahora toca empezar a difundir lo que hacemos en internet, toca divulgar en las redes y los bibliotecarios tenemos un buena oportunidad laboral en este sentido.

Para acabar, sólo quiero agradecer la especial dedicación de los profesores de la asignatura, que han estado siempre más que disponibles para nosotros. También quiero daros las gracias a vosotros, compas, porque he aprendido mucho de y con vosotros: APRENDER COMPARTIENDO, esa es mi gran lección aprendida estos meses.

¡NOS VEMOS EN LAS REDES!

Si queréis seguir en contacto, siempre me encontraréis aquí.

The Neverending Story (I parte)

Ha llegado el momento de los repasos, de releer todo lo dicho y parece que fue hace un siglo, supongo que porque esta experiencia ha estado llena de muchas cosas en muy poco tiempo. Voy a intentar resumir los cambios que he ido haciendo al actualizar las entradas de este blog a lo largo del curso.

Repaso mis expectativas iniciales [post actualizado] y veo que no he llegado, ni de lejos, a lo que esperaba de mi misma. Creía poder nadar sin infoxicarme, pero en esto he fracasado estrepitosamente. También esperaba mejorar la gestión del tiempo, y creo que tampoco lo he logrado. He tenido algo más de éxito en el manejo práctico de herramientas, y sobre todo creo haber profundizado en cuestiones de seguridad, privacidad y ética de las redes. Empecé con muchas ganas y reconozco que termino cansada de alimentar una presencia online que no creo que merezca consumir tanto de mi energía, en comparación con las satisfacciones que me proporciona.

Mi concepción de la Web 2.0 sin duda ha cambiado. Lo que antes intuía como un entorno amigable basado en la colaboración más o menos altruista se ha transformado en un ambiente hostil donde siento que cada empresa y cada servicio trata de atraer mi atención sobre las cosas más peregrinas, con el fin, siempre, de venderme algo, robarme algo, o modificar mi conducta sin que me de cuenta (es decir, manipularme). Incluso los agentes que interactuan de buena fé, como las bibliotecas que he analizado, luchan encarnizadamente por un minuto de gloria. Veo el esfuerzo ingente que se hace por ser visible en la web social, y sigo preguntándome si merece la pena el esfuerzo, si realmente se saca algo positivo de todo esto.

Para no perderme en derrotismos, sigo leyendo, ahora el post sobre las lecturas 1 y 2 [post actualizado]. Mi opinión sigue siendo básicamente la misma, aunque reconozco que ahora me veo un poco cándida en mi exaltación del altruismo en la red. Sin embargo, creo que di en el clavo al decir que  “la experimentación es positiva e inevitable, pero es a la vez el mayor enemigo del usuario medio”. Esta afirmación me ha explotado en la cara completamente. Creí estar por encima del usuario medio, no sé por qué extraña razón me consideraba casi nativa digital; pero no, nada que ver.

Quizá a día de hoy valoro más otros aspectos que no señalé al escribir el post, como la interoperabilidad como fundamento que mencionaba Merlo. Me doy cuenta de que el futuro de la web, como hemos repetido mil veces, son los datos, y que es vital que los dispositivos y programas sean capaces de leer y comprender estos datos por si  mismos para que la red siga avanzando y se haga “más inteligente”.

En cuanto a las herramientas que elegí en la tercera semana [post actualizado], puedo hacer ahora un balance de mi opinión:

1.- DIIGO

Apenas usaba esta herramienta anteriormente, pero ahora se ha convertido en uno de mis recursos favoritos. A lo largo del curso he ido recopilando las lecturas más interesantes sobre la web social y he hecho pública la lista en Diigo. Le he dado algo de publicidad a través de mi cuenta de twitter y facebook, aunque dudo que haya tenido mucho éxito. Además, también he enlazado esta lista en mi blog, pero no funciona correctamente, no se actualiza debidamente. No obstante, sigo pensando que igual que Delicious, Diigo facilita mucho la organización de la documentación efímera en internet, tanto a nivel privado como a nivel colaborativo. En este sentido creo que los grupos son un gran acierto. Yo me he unido al grupo Collective Intelligence theory research, donde investigadores y curiosos podemos archivar artículos sobre el tema, y consultar lo depositado por otros. Además, el sistema de avisos a través del correo electrónico funciona muy bien al avisar cuando se reposita algún trabajo. Lo bueno que tiene es que no se limita a documentos citables como Mendeley, sino a cualquier link de la red. Lo malo es que algo de normalización en el etiquetado haría la recuperación mucho más precisa. En general estoy contenta con Diigo y estoy segura de que la voy a seguir utilizando, de hecho ya he empezado a recopilar información para mi TFM en una nueva lista.

2.- PINTEREST

Esta herramienta me genera una sensación de amor/odio. Por un lado, me gusta porque es sencillísima, divertida, y sobre todo porque muchos compas de websoc12 se han animado a utilizarla y ha sido un buen lugar de encuentro. Por otro lado, sigo pensando, como al principio, que su utilidad real es muy limitada.

He creado una serie de paneles sobre diferentes temas, uno para lecturas interesantes, otro de fotos curiosas, otro para infografías (¡hay miles!)… El panel que más éxito ha tenido ha sido el que hemos alimentado colaborativamente entre todos, el panel de websoc12. Lo creó Irene Maseda y desde entonces todos hemos ido subiendo informaciones útiles o simplemente curiosidades. A día de hoy ya hay 70 pins, que no está nada mal.

Por otra parte, me ha gustado la iniciativa de algunas bibliotecas americanas, que han utilizado Pinterest para difundir sus fondos digitalizados, y sobre todo el uso original que hace la propia biblioteca de la UC3M. Lo último, crear un panel llamado “Retrata el silencio“, para que los usuarios suban fotos de la biblioteca en época de exámenes. Como digo, no es la cosa más útil del mundo, pero es innegable que crean comunidad y fidelizan a los lectores de formas insospechadas.

Concluyo en augurarle poco futuro a esta herramienta, al menos en el campo de las bibliotecas. En otros ámbitos si puede llegar a calar su uso, aunque aún no le veo la manera de recuperar la inversión en términos estrictamente económicos.

3.- SLIDESHARE

No me arrepiento de la elección que hice con Slideshare, ya que ha demostrado ser una herramienta muy útil a varios niveles. Por un lado, como mero consumidor de información es una red muy valiosa para saber en tiempo real lo que están publicando las instituciones y personas que te interesan. En este sentido he comprobado que la BNE publica presentaciones sobre los actos que realiza, los talleres, exposiciones o simplemente hace monográficos sobre temáticas interesantes. Al suscribirte a sus presentaciones te enteras rápidamente de lo que publique, porque manda copia al correo electrónico de notificaciones. Además, al ser un sistema de suscripción unilateral, y no de amistad, me parece más flexible que otras plataformas. También es muy práctico que puedas guardar tus presentaciones favoritas, y creo que el hecho de que establezca la licencia claramente es una ventaja a la hora de saber qué puedes hacer con el PPT una vez que lo has visionado. Por otra parte, como productor de información, me parece que Slideshare es un canal muy apropiado para diseminar documentación ya sea públicamente, bien de forma privada con quien elijas. Curiosamente, no se ha convertido en una red de “PPTs de animalitos”, sino que tiene un marcado carácter profesional y se usa principalmente con fines de investigación y divulgación.

Otra de las ventajas que le encuentro es que va mejorando sus funcionalidades. Ya no se limita sólo a presentaciones, sino que se pueden compartir videos o pdfs, por ejemplo, y el sistema de etiquetado y navegación en los contenidos favorecen mi bien querida serendipia 😉

Así como dudo que use Pinterest de aquí a poco tiempo, si apuesto por usar Slideshare en el futuro, ya sea como consumidora, ya sea como pr0ductora de información. En el campo de las bibliotecas tiene gran potencial, siempre que la herramienta se vaya adaptando a los nuevos formatos de publicación.

Aunque estas fueron mis herramientas elegidas, la verdad es que he seguido utilizando otras que empecé a probar. Es el caso de Flickr, que no me acaba de convencer, aunque instituciones como la BNE hacen un uso fantástico de difusión a través de su cuenta. Además, sigo usando Google Reader, que me parece uno de los mejores inventos para seguir blogs y otros feeds con comodidad. Netvibes no me llegó a enganchar, porque aunque reconozco su potencial, me basta con la simplicidad de Google Reader y por ahora no necesito mucho más.

Siguiendo con el repaso de los post, el siguiente lo dediqué a la lectura 3, y lo titulé “¿Cómo medir cuánto de 2.0 es nuestro servicio?[post actualizado]. En ese post traté de aplicar los parámetros establecidos por Cormode y Krishnamurth a las herramientas que había elegido. Ahora toca actualizar esa tabla, una vez que conozco más a fondo las herramientas. Aquí el resultado: ¿Cuánto de social son mis herramientas?

He añadido tres características en rojo, que no se habían considerado, y he modificado mi criterio, también en rojo, en los casos necesarios.

En los siguientes post me dediqué a relatar mi experiencia sobre el uso de distintas herramientas como Tweepy o Prezi. También valoré a mis compañeros y sus blogs, y por supuesto, seguí evaluando las cuentas de Twitter y los blogs que estudiaría el resto del curso.

Como esta entrada empieza a parecerse sospechosamente a la Historia interminable, dejaré mi propia evaluación para los siguientes días, aunque ya os auguro que mi Sleepy Hollow particular no va a ser nada con lo que me espera a mi misma…

Ya casi es tradición, así que os dejo con la música 🙂