The Neverending Story (I parte)

Ha llegado el momento de los repasos, de releer todo lo dicho y parece que fue hace un siglo, supongo que porque esta experiencia ha estado llena de muchas cosas en muy poco tiempo. Voy a intentar resumir los cambios que he ido haciendo al actualizar las entradas de este blog a lo largo del curso.

Repaso mis expectativas iniciales [post actualizado] y veo que no he llegado, ni de lejos, a lo que esperaba de mi misma. Creía poder nadar sin infoxicarme, pero en esto he fracasado estrepitosamente. También esperaba mejorar la gestión del tiempo, y creo que tampoco lo he logrado. He tenido algo más de éxito en el manejo práctico de herramientas, y sobre todo creo haber profundizado en cuestiones de seguridad, privacidad y ética de las redes. Empecé con muchas ganas y reconozco que termino cansada de alimentar una presencia online que no creo que merezca consumir tanto de mi energía, en comparación con las satisfacciones que me proporciona.

Mi concepción de la Web 2.0 sin duda ha cambiado. Lo que antes intuía como un entorno amigable basado en la colaboración más o menos altruista se ha transformado en un ambiente hostil donde siento que cada empresa y cada servicio trata de atraer mi atención sobre las cosas más peregrinas, con el fin, siempre, de venderme algo, robarme algo, o modificar mi conducta sin que me de cuenta (es decir, manipularme). Incluso los agentes que interactuan de buena fé, como las bibliotecas que he analizado, luchan encarnizadamente por un minuto de gloria. Veo el esfuerzo ingente que se hace por ser visible en la web social, y sigo preguntándome si merece la pena el esfuerzo, si realmente se saca algo positivo de todo esto.

Para no perderme en derrotismos, sigo leyendo, ahora el post sobre las lecturas 1 y 2 [post actualizado]. Mi opinión sigue siendo básicamente la misma, aunque reconozco que ahora me veo un poco cándida en mi exaltación del altruismo en la red. Sin embargo, creo que di en el clavo al decir que  “la experimentación es positiva e inevitable, pero es a la vez el mayor enemigo del usuario medio”. Esta afirmación me ha explotado en la cara completamente. Creí estar por encima del usuario medio, no sé por qué extraña razón me consideraba casi nativa digital; pero no, nada que ver.

Quizá a día de hoy valoro más otros aspectos que no señalé al escribir el post, como la interoperabilidad como fundamento que mencionaba Merlo. Me doy cuenta de que el futuro de la web, como hemos repetido mil veces, son los datos, y que es vital que los dispositivos y programas sean capaces de leer y comprender estos datos por si  mismos para que la red siga avanzando y se haga “más inteligente”.

En cuanto a las herramientas que elegí en la tercera semana [post actualizado], puedo hacer ahora un balance de mi opinión:

1.- DIIGO

Apenas usaba esta herramienta anteriormente, pero ahora se ha convertido en uno de mis recursos favoritos. A lo largo del curso he ido recopilando las lecturas más interesantes sobre la web social y he hecho pública la lista en Diigo. Le he dado algo de publicidad a través de mi cuenta de twitter y facebook, aunque dudo que haya tenido mucho éxito. Además, también he enlazado esta lista en mi blog, pero no funciona correctamente, no se actualiza debidamente. No obstante, sigo pensando que igual que Delicious, Diigo facilita mucho la organización de la documentación efímera en internet, tanto a nivel privado como a nivel colaborativo. En este sentido creo que los grupos son un gran acierto. Yo me he unido al grupo Collective Intelligence theory research, donde investigadores y curiosos podemos archivar artículos sobre el tema, y consultar lo depositado por otros. Además, el sistema de avisos a través del correo electrónico funciona muy bien al avisar cuando se reposita algún trabajo. Lo bueno que tiene es que no se limita a documentos citables como Mendeley, sino a cualquier link de la red. Lo malo es que algo de normalización en el etiquetado haría la recuperación mucho más precisa. En general estoy contenta con Diigo y estoy segura de que la voy a seguir utilizando, de hecho ya he empezado a recopilar información para mi TFM en una nueva lista.

2.- PINTEREST

Esta herramienta me genera una sensación de amor/odio. Por un lado, me gusta porque es sencillísima, divertida, y sobre todo porque muchos compas de websoc12 se han animado a utilizarla y ha sido un buen lugar de encuentro. Por otro lado, sigo pensando, como al principio, que su utilidad real es muy limitada.

He creado una serie de paneles sobre diferentes temas, uno para lecturas interesantes, otro de fotos curiosas, otro para infografías (¡hay miles!)… El panel que más éxito ha tenido ha sido el que hemos alimentado colaborativamente entre todos, el panel de websoc12. Lo creó Irene Maseda y desde entonces todos hemos ido subiendo informaciones útiles o simplemente curiosidades. A día de hoy ya hay 70 pins, que no está nada mal.

Por otra parte, me ha gustado la iniciativa de algunas bibliotecas americanas, que han utilizado Pinterest para difundir sus fondos digitalizados, y sobre todo el uso original que hace la propia biblioteca de la UC3M. Lo último, crear un panel llamado “Retrata el silencio“, para que los usuarios suban fotos de la biblioteca en época de exámenes. Como digo, no es la cosa más útil del mundo, pero es innegable que crean comunidad y fidelizan a los lectores de formas insospechadas.

Concluyo en augurarle poco futuro a esta herramienta, al menos en el campo de las bibliotecas. En otros ámbitos si puede llegar a calar su uso, aunque aún no le veo la manera de recuperar la inversión en términos estrictamente económicos.

3.- SLIDESHARE

No me arrepiento de la elección que hice con Slideshare, ya que ha demostrado ser una herramienta muy útil a varios niveles. Por un lado, como mero consumidor de información es una red muy valiosa para saber en tiempo real lo que están publicando las instituciones y personas que te interesan. En este sentido he comprobado que la BNE publica presentaciones sobre los actos que realiza, los talleres, exposiciones o simplemente hace monográficos sobre temáticas interesantes. Al suscribirte a sus presentaciones te enteras rápidamente de lo que publique, porque manda copia al correo electrónico de notificaciones. Además, al ser un sistema de suscripción unilateral, y no de amistad, me parece más flexible que otras plataformas. También es muy práctico que puedas guardar tus presentaciones favoritas, y creo que el hecho de que establezca la licencia claramente es una ventaja a la hora de saber qué puedes hacer con el PPT una vez que lo has visionado. Por otra parte, como productor de información, me parece que Slideshare es un canal muy apropiado para diseminar documentación ya sea públicamente, bien de forma privada con quien elijas. Curiosamente, no se ha convertido en una red de “PPTs de animalitos”, sino que tiene un marcado carácter profesional y se usa principalmente con fines de investigación y divulgación.

Otra de las ventajas que le encuentro es que va mejorando sus funcionalidades. Ya no se limita sólo a presentaciones, sino que se pueden compartir videos o pdfs, por ejemplo, y el sistema de etiquetado y navegación en los contenidos favorecen mi bien querida serendipia 😉

Así como dudo que use Pinterest de aquí a poco tiempo, si apuesto por usar Slideshare en el futuro, ya sea como consumidora, ya sea como pr0ductora de información. En el campo de las bibliotecas tiene gran potencial, siempre que la herramienta se vaya adaptando a los nuevos formatos de publicación.

Aunque estas fueron mis herramientas elegidas, la verdad es que he seguido utilizando otras que empecé a probar. Es el caso de Flickr, que no me acaba de convencer, aunque instituciones como la BNE hacen un uso fantástico de difusión a través de su cuenta. Además, sigo usando Google Reader, que me parece uno de los mejores inventos para seguir blogs y otros feeds con comodidad. Netvibes no me llegó a enganchar, porque aunque reconozco su potencial, me basta con la simplicidad de Google Reader y por ahora no necesito mucho más.

Siguiendo con el repaso de los post, el siguiente lo dediqué a la lectura 3, y lo titulé “¿Cómo medir cuánto de 2.0 es nuestro servicio?[post actualizado]. En ese post traté de aplicar los parámetros establecidos por Cormode y Krishnamurth a las herramientas que había elegido. Ahora toca actualizar esa tabla, una vez que conozco más a fondo las herramientas. Aquí el resultado: ¿Cuánto de social son mis herramientas?

He añadido tres características en rojo, que no se habían considerado, y he modificado mi criterio, también en rojo, en los casos necesarios.

En los siguientes post me dediqué a relatar mi experiencia sobre el uso de distintas herramientas como Tweepy o Prezi. También valoré a mis compañeros y sus blogs, y por supuesto, seguí evaluando las cuentas de Twitter y los blogs que estudiaría el resto del curso.

Como esta entrada empieza a parecerse sospechosamente a la Historia interminable, dejaré mi propia evaluación para los siguientes días, aunque ya os auguro que mi Sleepy Hollow particular no va a ser nada con lo que me espera a mi misma…

Ya casi es tradición, así que os dejo con la música 🙂

Anuncios

10 pensamientos en “The Neverending Story (I parte)

  1. “Lo que antes intuía como un entorno amigable basado en la colaboración más o menos altruista se ha transformado en un ambiente hostil donde siento que cada empresa y cada servicio trata de atraer mi atención sobre las cosas más peregrinas, con el fin, siempre, de venderme algo, robarme algo, o modificar mi conducta sin que me de cuenta (es decir, manipularme).” Amén 🙂

    Ésta fue tb mi principal revelación de websoc12… éramos muy ingenuas antes o qué?

    • La verdad es que suena un poco tremendo, pero es así cómo lo veo ahora… Quizá cuando se nos pase la “indigestión social” lo veamos con ojos más benévolos; pero eso si, hemos perdido la inocencia totalmente 😉

  2. Estoy totalmente de acuerdo con vosotras. Se nos está cayendo el velo y vislumbramos intereres menos altruistas destrás de todo esto. Laura, también estoy contigo con la idea de Pinterest: es demasiado estético y visual. No sé si encaja con el objeto de una biblioteca. Sin con actividades concretas, pero no para presentar la marca: demasiado mural y escaparate… Saludetes
    milipbwebsoc

  3. Os veo un poco derrotistas. Yo creo que ese sentimiento está relacionado con el hecho que hemos cambiado la mirada o mejor el enfoque desde el entono personal hacia lo profesional y en este terreno nos exigimos mucho más, reflexionamos mucho más sobre todos los aspectos. Por otra parte, respecto al tiempo, igual nos hemos obsesionado por estar “siempre en conexión”, pero si nos fijamos en ejemplos que podemos considerar buenas prácticas 2.0 ,el ritmo es mucho más lento, más sereno y los resultados son mucho más interesantes. Conocer, reflexionar, meditar, tiempo, nos pueden llevar a hacer buenos usos de las herramientas 2.0 en nuestras bibliotecas o unidades de información.

  4. Muy buenas reflexiones Laura, la verdad es que coincido bastante con lo que expones, sobre todo con el primer párrafo. En mi caso también he visto como, aún sin llegar a tener una actividad frenética, me he ido “desinflando” progresivamente; como bien dices “alimentar” nuestros perfiles ha requerido (y requiere) mucho tiempo: buscar, leer y seleccionar noticias de interés no es, desde luego, un trabajo que se haga en “cero coma”.

  5. Laura, entendemos las sensaciones. Es verdad que se produce una auténtica “indigestión”. Lo que esperamos es que hayáis aprendido a pensar e implementar estrategias y utilidades que haga que el consumo de energía sea social e individualmente sostenible. La economía de los medios es la economía de la atención, piensa que justamente eso es lo que tú también has intentado, atraer la atención de los otros compañeros de clase. Se trata, como dice Chelo, de tomarse las cosas de forma más serena.
    En lo que estoy en total desacuerdo contigo es con el comentario de “creí estar por encima del usuario medio, no sé por qué extraña razón me consideraba casi nativa digital; pero no, nada que ver”. Pues sí, estás muy por encima de la media y eres casi una nativa digital 🙂
    A mí también me gusta Diigo y me ha gustado mucho leer la diferencia que haces tratándolo de “un sistema de suscripción unilateral, y no de amistad” y el resto de las consideraciones.

  6. Me gusta las reflexiones que haces Laura, pero hay que estar más optimista como dice Chelo, ahora vemos las redes mas como profesional que como personal.
    Durante el curso me has atrapado a utilizar Diigo de lo bien que de él hablas, y es una tarea pendiente para hacer mas tranquila. Efectivamente ha sido agotador pero para mi si ha tenido recompensa, hemos probado muchas herramientas y otras las probaremos en el futuro ya que los compañeros hablan bien de ellas.

  7. Yo en general estoy muy satisfecha, pero reconozco que en muchos momentos pienso como Laura, es decir, no veo mucha diferencia entre un usuario normalito y yo, y sí veo un abismo entre los “profesionales” y yo. Es decir, he aprendido mucho o al menos tengo esa sensación, pero también me parece que no es lo suficiente. Aunque eso sí, si de algo estoy orgullosa es de haber conseguido, o al menos haberlo intentado, mantener una trayectoria lineal durante la asignatura, con mis momentos bajos y no tan bajos, pero siempre sin dejarme derrotar, jeje. Y creo que tú, Laura, deberías estar muy orgullosa porque creo que lo has hecho muchísimo mejor de lo que piensas y, al menos a mi, me ha interesado mucho lo que has ido publicando y he aprendido de ti y contigo, y al final, eso es lo importante, ¿no? 🙂

  8. A mí también me parece que el tono del post es demasiado derrotista. Sigo tus publicaciones con asiduidad y no me parece que seas un usuario medio ni mucho menos. Es verdad que nos queda aún camino por recorrer pero creo que hemos avanzado todos bastante y tú no vas a ser menos, un poco de ánimo ;).
    Por otro lado creo que todas las compañías intentan atraer nuestra atención pero no sólo en Internet. Todos los medios lo hacen con la publicidad: televisión, cine, prensa, etc. Simplemente no hay que hacerles caso y andarse con cuidado.
    Me he apuntado tu lista de Diigo a mi stack de Delicious, luego la echaré un vistazo. Seguro que has hecho una gran recopilación.
    Un abrazo.

  9. Pingback: The Neverending Story (II y última parte) | Serendipia

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s