Y la guerra parecerá algo tan maravilloso que tendremos muchas más

Después se volvió hacia mí, permitiéndome comprobar lo enfadada que estaba y lo culpable que era yo de su enojo. Había estado todo el tiempo hablando consigo misma, de manera que lo que entonces dijo fue sólo un fragmento de una conversación muy larga:

— ¡Entonces no erais más que niños!

— ¿Qué?– pregunté.

— Durante la guerra no erais más que unos niños, como los que ahora juegan arriba.

Asentí. Era cierto, durante la guerra no éramos más que  unos necios e ingenuos bebés, recién sacados del regazo de la madre.

— Pero no escribirás así, claro –prosiguió. No era una pregunta; era una acusación.

— Yo… no sé — balbucí.

— Pues yo sí que sé –exclamó–. Pretenderás hacer creer que erais verdaderos hombres, no unos niños, y un día seréis representados en el cine por Frank Sinatra, John Wayne o cualquier otro de los encantadores y guerreros galanes de la pantalla. Y la guerra parecerá algo tan maravilloso que tendremos muchas más. Y la harán unos niños como los que están jugando arriba.

Vonnegut, Kurt. Matadero cinco o La cruzada de los inocentes. Barcelona: Anagrama, 1987.  p. 14-15. ISBN: 84-339-1293-3.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s