Slideshare vs. Prezi

Tal como aparece en la wiki de Websoc 2010/2011SlideShare es una plataforma que ofrece a los usuarios la posibilidad de subir y compartir en público o en privado presentaciones de diapositivas y documentos creados en diferentes formatos como PowerPoint, Word, OpenOffice, y PDF. El servicio es gratuito, se puede acceder sin registro o registrándote, creando un perfil o utilizando una cuenta de  Facebook.

Los archivos no pueden superar los 20 MB de espacio y podrás asignarles un nombre, una descripción y etiquetas. Una vez subida y procesada la presentación, puedes convertirla a formato flash para visualizarla online. Cuando es publicada permite añadir comentarios, guardarla y compartirla a través del correo electrónico. Además permite incluir las presentación dentro de tus sitios webs o blogs.

Slideshare es una de las herramientas que me he decidido a “adoptar” a lo largo de la asignatura, y mi primera pregunta fue… ¿realmente tiene sentido tener una cuenta en este servicio si no voy a generar contenidos?. La respuesta es claramente positiva, ya que aunque no cuelgues tus presentaciones, tienes la posibilidad de seguir a personas o instituciones que si lo hacen, y serás avisado por email cada vez que esto suceda.

He estado investigando un poco sobre el uso que están dando las bibliotecas a esta herramienta. Lo cierto es que no es una de las redes sociales que tengan habitualmente estas instituciones, pero hay algunos buenos ejemplos. En la wiki del año pasado he encontrado tres:

Indagando un poco más, encuentro otras:

Biblioteca de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid | UPM. Curiosamente, esta biblioteca tiene muchos más seguidores que la propia BNE, quizá porque sean los usuarios los que se han suscrito por la utilidad de sus materiales, por ejemplo: Celebración del día del libro, tutoriales, monográficos sobre científicos o escritores…

CRAI de la Universitat de Barcelona. En este caso utilizan Slideshare básicamente para difundir tutoriales, como el uso de los recursos electrónicos, el open access, su repostorio…

Bibliotecas Municipais de A Coruña. Como buena biblioteca pública, utilizan Slideshare para difundir libros de un autor, conmemorar el día del libro, hacer selecciones para niños, enseñar a usar la biblioteca…

Encuentro, al fin, algunas otras bibliotecas, que tienen cuenta pero ni la publicitan ni han colgado ninguna presentación.

Sin embargo, si encuentro muchos conocidos profesionales de nuestro oficio que tienen cuentas personales y la mayoría muy activas. Son, básicamente, las mismas personas que seguimos en twitter, buenos bibliotecarios volcados en la vertiente social y 2.0 de su oficio.

Otra herramienta que sirve para hacer presentaciones y compartirlas en linea es Prezi, que se lanzó en 2009 y se ha popularizado mucho en los últimos tiempos. Tal como lo describe la Wikipedia  Prezi es una aplicación de presentación online y una herramienta narrativa, que usa un solo lienzo en vez de diapositivas tradicionales y separadas. Los textos, imágenes, videos u otros objetos de presentación son puestos en un lienzo infinito y presentados ordenadamente en marco presentables. El resultado se puede compartir con un link, hacerlo público o privado, e incluso se puede descargar en flash para hacer la presentación offline. Sus posibilidades son infinitas.

Un ejemplo precioso es este que os enlazo aquí, donde se muestra cómo sería una biblioteca científica que aplicara la filosofía 2.0 tanto de cara al usuario, como de cara a la organización del trabajo interno.

El problema de Prezi es que no tiene la parte social tan desarrollada como Slideshare. Si te gustan las presentaciones de alguien, no veo la forma de suscribirte a sus contenidos. Creo que si lo  hicieran tendría muchísimo éxito.

Seguiré curioseando estas herramientas y  os contaré 🙂

Pico y pala con las herramientas

Aquí estamos todos, pico y pala con las herramientas de web social, probando, subiendo fotos, haciendo comentarios, infografías, gestionando blogs… y todo de un día para otro. Yo personalmente he sido algo desordenada a la hora de ir documentando las herramientas a probar, pero así grosso modo puedo enumerar unas cuantas:

_ Para gestionar los feeds: Google reader y Netvibes

_ Para generar infografías: Piktochart, Visual.ly, Wordle

_ Para presentaciones: Slideshare, Prezi

_ Para difundir eventos online: Storify

_ Las clásicas: Twitter, Facebook, Google +, Tweetdeck.

_ No nos olvidemos de nuestros propios blogs, el mío en WordPress

_ Para creación colaborativa: la wiki de websoc.

_ Para fotos: Flickr, Pinterest.

_ Para medir la influencia online: Klout

_ Para gestionar referencias online: Mendeley, Diigo

_ Inclasificables: Acortadores de URL como el de Google o Bitly;

_ Como navegador social: Rockmelt

Algunas de estas herramientas las he ido valorando en otros post, así que no me voy a detener demasiado. Me voy a centrar en elegir las tres en las que voy a profundizar en esta asignatura:

1. Diigo. A priori me parece una herramienta muy potente para organizar los enlaces y recursos que voy recopilando de diferentes fuentes. Me permite hacer carpetas, etiquetar los links para recuperarlos, puedo insertar anotaciones, subrayar directamente los textos… Creo que es parecido a otros gestores como Delicious pero los hiré comparando. Además se pueden compartir los recursos con otras personas, crear grupos de interés sobre un tema, etc. Le veo posibilidades en las bibliotecas para crear una sección de “recursos de interés” de forma colaborativa. Para empezar, ya me he instalado la extensión para chrome, y lo encuentro muy fácil y práctico, porque puedo ir recopilando los links sin tener que entrar en la página de Diigo.

2. Pinterest. La escojo aunque le tengo algo de manía, pero precisamente por eso. Todo el mundo habla maravillas de esta herramienta, y yo no acabo de verle la utilidad real. Sé que hay bibliotecas que la usan, por ejemplo, para difundir el boletín de novedades, para hacer selecciones de lecturas, etc. Me propongo investigarlo más a fondo.

3. Para terminar me decido por Slideshare, la plataforma para compartir presentaciones. Me gusta muchísimo más Prezi, pero Slideshare tiene la parte “social” mucho más desarrollada, es una red en toda regla. Me encanta poder reutilizar las presentaciones de gente a la que sigo y admiro, y me parece una herramienta útil en bibliotecas, para gestionar los tutoriales, por ejemplo.

Con el paso del tiempo iré actualizando mis impresiones sobre estas herramientas.

ADDENDA / JUNIO 2012

En cuanto a las herramientas que elegí en la tercera semana , puedo hacer ahora un balance de mi opinión:

1.- DIIGO

Apenas usaba esta herramienta anteriormente, pero ahora se ha convertido en uno de mis recursos favoritos. A lo largo del curso he ido recopilando las lecturas más interesantes sobre la web social y he hecho pública la lista en Diigo. Le he dado algo de publicidad a través de mi cuenta de twitter y facebook, aunque dudo que haya tenido mucho éxito. Además, también he enlazado esta lista en mi blog, pero no funciona correctamente, no se actualiza debidamente. No obstante, sigo pensando que igual que Delicious, Diigo facilita mucho la organización de la documentación efímera en internet, tanto a nivel privado como a nivel colaborativo. En este sentido creo que los grupos son un gran acierto. Yo me he unido al grupo Collective Intelligence theory research, donde investigadores y curiosos podemos archivar artículos sobre el tema, y consultar lo depositado por otros. Además, el sistema de avisos a través del correo electrónico funciona muy bien al avisar cuando se reposita algún trabajo. Lo bueno que tiene es que no se limita a documentos citables como Mendeley, sino a cualquier link de la red. Lo malo es que algo de normalización en el etiquetado haría la recuperación mucho más precisa. En general estoy contenta con Diigo y estoy segura de que la voy a seguir utilizando, de hecho ya he empezado a recopilar información para mi TFM en una nueva lista.

2.- PINTEREST

Esta herramienta me genera una sensación de amor/odio. Por un lado, me gusta porque es sencillísima, divertida, y sobre todo porque muchos compas de websoc12 se han animado a utilizarla y ha sido un buen lugar de encuentro. Por otro lado, sigo pensando, como al principio, que su utilidad real es muy limitada.

He creado una serie de paneles sobre diferentes temas, uno para lecturas interesantes, otro de fotos curiosas, otro para infografías (¡hay miles!)… El panel que más éxito ha tenido ha sido el que hemos alimentado colaborativamente entre todos, el panel de websoc12. Lo creó Irene Maseda y desde entonces todos hemos ido subiendo informaciones útiles o simplemente curiosidades. A día de hoy ya hay 70 pins, que no está nada mal.

Por otra parte, me ha gustado la iniciativa de algunas bibliotecas americanas, que han utilizado Pinterest para difundir sus fondos digitalizados, y sobre todo el uso original que hace la propia biblioteca de la UC3M. Lo último, crear un panel llamado “Retrata el silencio“, para que los usuarios suban fotos de la biblioteca en época de exámenes. Como digo, no es la cosa más útil del mundo, pero es innegable que crean comunidad y fidelizan a los lectores de formas insospechadas.

Concluyo en augurarle poco futuro a esta herramienta, al menos en el campo de las bibliotecas. En otros ámbitos si puede llegar a calar su uso, aunque aún no le veo la manera de recuperar la inversión en términos estrictamente económicos.

3.- SLIDESHARE

No me arrepiento de la elección que hice con Slideshare, ya que ha demostrado ser una herramienta muy útil a varios niveles. Por un lado, como mero consumidor de información es una red muy valiosa para saber en tiempo real lo que están publicando las instituciones y personas que te interesan. En este sentido he comprobado que la BNE publica presentaciones sobre los actos que realiza, los talleres, exposiciones o simplemente hace monográficos sobre temáticas interesantes. Al suscribirte a sus presentaciones te enteras rápidamente de lo que publique, porque manda copia al correo electrónico de notificaciones. Además, al ser un sistema de suscripción unilateral, y no de amistad, me parece más flexible que otras plataformas. También es muy práctico que puedas guardar tus presentaciones favoritas, y creo que el hecho de que establezca la licencia claramente es una ventaja a la hora de saber qué puedes hacer con el PPT una vez que lo has visionado. Por otra parte, como productor de información, me parece que Slideshare es un canal muy apropiado para diseminar documentación ya sea públicamente, bien de forma privada con quien elijas. Curiosamente, no se ha convertido en una red de “PPTs de animalitos”, sino que tiene un marcado carácter profesional y se usa principalmente con fines de investigación y divulgación.

Otra de las ventajas que le encuentro es que va mejorando sus funcionalidades. Ya no se limita sólo a presentaciones, sino que se pueden compartir videos o pdfs, por ejemplo, y el sistema de etiquetado y navegación en los contenidos favorecen mi bien querida serendipia 😉

Así como dudo que use Pinterest de aquí a poco tiempo, si apuesto por usar Slideshare en el futuro, ya sea como consumidora, ya sea como pr0ductora de información. En el campo de las bibliotecas tiene gran potencial, siempre que la herramienta se vaya adaptando a los nuevos formatos de publicación.

Aunque estas fueron mis herramientas elegidas, la verdad es que he seguido utilizando otras que empecé a probar. Es el caso de Flickr, que no me acaba de convencer, aunque instituciones como la BNE hacen un uso fantástico de difusión a través de su cuenta. Además, sigo usando Google Reader, que me parece uno de los mejores inventos para seguir blogs y otros feeds con comodidad. Netvibes no me llegó a enganchar, porque aunque reconozco su potencial, me basta con la simplicidad de Google Reader y por ahora no necesito mucho más.